Michelle Clark, su rostro perfecto hace que las imágenes explícitas queden en un segundo orden. Y sin embargo las hace. En algún momento la fama le llegará y ya no habrá vuelta atrás.